lunes, febrero 11, 2008

"el CiRujaNo del CieLo y La SiReNa"

La sirena se quedó varada, traspuesta.

La inmensidad azul.

El visitante había dejado una estela de luces, ella la miraba desde su medio. No había norte ni sur.

Ya no.

El cielo y el mar se amaban girando. Ambos manta de terciopelo índigo, oscuro y denso habitado por brillos inesperados y fugaces.

(Pues son la misma cosa Cirujano, índigo y añil).

Acunada, rebautizada, digerida, rodeada, con el calor de la tela infinita e hilos de plata líquida.

Líquido en los ojos, mar en los ojos, sal en los ojos.

Miraba sus piernas de pez… La obra estaba casi concluida. Las costuras exactas la unían a su cuerpo atemporal.

El cabello oscuro enredado entre las olas y sus brazos rodeando la negra roca que la mantenía en la superficie sin apenas esfuerzo. Contemplaba la esencia de su paso ya extinto.

Sonrisa de cascabel. La sentía en la barriga… Moviéndose aún. Como recién fecundado su útero por millones de peces de plata…

(¿Recuerdas?)

El cirujano caminó oscuro con paso lento mientras marchaba. Se giró un momento y la guardó en sus ojos. Ella cerró los suyos para atraparlo en su mente.

Aflojó sus manos, destensó su cuerpo y comenzó a hundirse. Profundo mar la envolvía y Ariam acariciaba su rostro durante el descenso como una promesa cumplida.

Luces blancas y pequeñas se unieron a ella, y una nueva pluma para sus alas insertada con la exactitud del cielo.

Se abandonó en las aguas y decidió dormir, descansar… Se había alimentado hasta saciarse por completo, su mente agotada carecía de riego, la extraña droga alojada en ella.

Y así, durante toda una noche se olvidó del mundo, sobre un lecho de cera caliente.

La Sirena Des-Terrada. Reconstruida por las manos mágicas del Cirujano del Cielo. Bajó de alguna estrella desde otra orilla y prometió coserle de nuevo el corazón.

A ti.

Y cómo no, a la esperanZa.



10 comentarios:

Ariam Ram dijo...

(A "Tu PaSO x Mi", amigo hermano...)

Anabel dijo...

Vuelves a enamorar con tus ilustracones y, cómo no, con la música. Dios mío, ¿puedes creer que me había olvidado de "La Dama se Esconde"?

Encuéntrame esta noche en la tierra de los Sueños,
cirujano de la luz, del corazón y las ilusiones,
encuéntrame y cóseme alas con las que pueda volar por el mar y nadar por el cielo.
Encuéntrame...

Besos,

Anabel, la Cuentista

HIMAWARI dijo...

HOLA SIENTO METERME EN TU ESPACIO,PERO ESKE ME ENCANTA TODO LO KE TIENES AKI... ES UNA GRAN OBRA DE ARTE ¡¡¡ENORABUENA!!! SIGUE ASI DELEITANDONOS COMO TU SABES ACERLO...
SI ME DEJAS PASARE MAS AMENUDO POR AKI...
MUSOS BESOS HIMA...

Amor dijo...

la tierra de los sueños está donde yo pueda apoyar mi cabeza en tu pecho

amor

IGNACIO dijo...

Hay cirujanos capaces de intervenir hasta el alma si hace falta, con tu poesía lo logras, (sin ser médico)supongo....

Bs.

©Claudia Isabel dijo...

Ufff amiga, espero al cirujano, jajaj, necesito que haga algo conmigo...una historia encantadora y metafórica.
QUE VENGA EL CIRUJANO ENTONCES!!!
un abrazo

yole dijo...

Y la sirena era bonita y bailaba como el mar...

Ariam Ram dijo...

El "Cirujano del Cielo" existe, no lo inventé, borda palabras con hilos de plata y tuve la fortuna de conocerle, hace tiempo a través de poemas de mar, hace poco a través de miradas reales:

http://profile.myspace.com/index.cfm?fuseaction=user.viewprofile&friendid=143554037&MyToken=3e30981c-44f0-4736-8057-dcd9bdd0ef3b

(Te dije que te soñé Alberto, y que te me aparecías como un "Músico Loco", metáfora de tí mismo...)...

Alberto Trinidad es su nombre, autor de "Minorías de Uno".
-----------------------------------

ANABEL... Qué puedo decirte? Tu manera de mirar mi interior es regalo que alimenta y justifica cada esfuerzo, cada "ectoplasma"...

Siempre creí que esa tierra existía, y que si uno lo desea con fuerza puede llegar a ella, a la de los sueños y encontrar...

Un beso enorme.

HIMAWARI, ¿Cómo vas a sentir entrar aquí? ¿Cómo vas a pedirme permiso si no lo hacen ni los demonios? Estás en tu casa desde el primer día y el honor es mío por cuánto me dices y porque estés.

Mi agradecimiento más sincero.

AMOR, eso quisiera yo, apoyar mi cabeza en tu pecho y soñar... Con los ojos cerrados y sin miedo alguno...

Un beso a través de los campos minados...

Cirujano de sueños y estrellas, de ilusiones y caminos, cirujanos que curan y reconstruyen IGNACIO, los hay, bien cierto es.

Esta noche vibré en tu casa, esta noche es etérea, esta noche fue tu poesía la que me embargó el alma y me hizo pensar, no sé ya ni cómo puedo...

Te dejo mi sima y mi monte.

Querida CLAUDIA, ya sabes dónde encontrarle, aunque lleva aquí mucho tiempo... Consigue que el corazón vuele, si, y cura, sana, reconstruye...

Sabes que te abrazo como si estuvieras aquí y ahora.

O en el mar YOLE, en ese pleno océano que tan bien conoces, en la superficie y en lo más profundo, en la orilla y en el horizonte...

Y tú bien sabes hacer bailar a una sirena...

A tí te dejo un sueño compartido... Pues me voy a soñar ya, a esa tierra onírica, agotada hoy, extenuada, e imaginaré que abro los ojos al sol y que no me daña...

Que no me daña.

azpeitia dijo...

Bella expresión y sentimiento, detrás se adivina la pintora sobre el papel y sobre el cuadro...enhorabuena...azpeitia

Ariam Ram dijo...

Gracias AZPEITIA, precioso poema harías si quisieras... Pues si que soy yo, sin trampa ni cartón (bueno, los colores, los que quisiera tener, pero mi piel no es azul...).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...